Aislamientos Térmicos y Acústicos

AISLAMIENTO TÉRMICO Y ACÚSTICO DE FACHADAS

La existencia de un aislamiento térmico eficiente en las fachadas de los edificios reduce drásticamente las perdidas energéticas a través suyo, al actuar sobre los puntos que influyen en la demanda de energía. Asimismo, la ganancia de calor en verano a través de las paredes también será menor, especialmente en las fachadas expuestas al sol.

El aumento de resistencia térmica generada por un buen sistema de aislamiento térmico en las fachadas, atenúa el efecto de las fluctuaciones térmicas del exterior del muro, bloquea la humedad externa pero permite el paso del vapor de agua, eliminando o reduciendo de forma importante el riesgo de condensaciones.

En el Grupo Actides sabemos que en la construcción de un edificio, el aislamiento térmico y acústico del mismo, es uno de los aspectos de mayor desarrollo en la actualidad, ya que su correcto diseño implica:

  • Ahorro económico por menor consumo energético.
  • Mayor confort en el uso de la vivienda.
  • Aumento del valor del inmueble.
  • Reducción del impacto ambiental.
  • Cumplimiento del CTE-DB-HE, documento básico sobre ahorro energético del Código Técnico de la Edificación, ya en vigor.

AISLAMIENTO TÉRMICO EXTERIOR DE FACHADAS

En el campo de la rehabilitación, el sistema más empleado es el aislamiento exterior (SATE) constituido por paneles aislantes que se fijan por adhesión, con refuerzo mecánico, a la fachada recubriéndose posteriormente con cualquiera de los revestimientos habituales.

Los morteros y resinas de revestimiento de fachadas, junto con los sistemas de aislamiento, constituyen uno de los capítulos de mayor importancia en la edificación actual. La función primordial de los revestimientos es la protección de la fachada frente a los agentes externos, sin olvidar su acabado estético.

AISLAMIENTO TÉRMICO EN NUEVA EDIFICACIÓN. La adaptación a las recientes, y más exigentes, normativas ha supuesto una profunda revisión de los materiales constructivos, especialmente en cuanto a su capacidad de aislamiento y durabilidad.

AISLAMIENTO TÉRMICO EN RESTAURACIONES. Por otra parte, cada vez es más habitual la rehabilitación integral de edificios singulares, históricos o de interés arquitectónico, incluso manteniendo sólo su fachada original. Las restauraciones requieren el empleo de materiales similares a los utilizados originalmente, pero con las exigencias de durabilidad actuales.

AISLAMIENTO TÉRMICO EN LA INDUSTRIA. A lo indicado en el apartado anterior se añade una mayor exigencia de los proyectistas en cuanto a características y plazos de ejecución.

AISLAMIENTO TÉRMICO EN LA REHABILITACIÓN. Con el paso del tiempo, las propiedades de los revestimientos de las fachadas se van deteriorando debido a las condiciones climáticas y a la contaminación, perdiendo dureza, estabilidad e impermeabilidad y provocando su ruina física y estética. Por tanto se hace necesaria su renovación.